LA NOVELA PASTORIL

La novela pastoril tiene como protagonistas a unos refinados pastores que, en un ambiente natural idealizado y embellecido, se cuentan sus historias amorosas con un lenguaje refinado y culto. La primera novela pastoril española es la titulada Los siete libros de la Diana.





La-Diana.jpgbucolic.jpg


Para ampliar


Es un género narrativo ya propiamente renacentista.Tiene sus antecedentes remotos en la literatura grecolatina, en los Idilios de Teócrito y en las Bucólicas de Virgilio. Tuvo su apogeo en el Renacimiento italiano, con la Arcadia (1504) de Jacobo Sannazzaro, como modelo más imitado. Su primera manifestación en España es también la mejor, La diana (1559) de Jorge de Montemayor, que tuvo varias continuaciones entre las cuales destaca Diana enamorada (1564) de Gaspar Gil Polo. Y entre otros autores de novelas pastoriles destaca Miguel de Cervantes con La Galatea (1585) y Lope de Vea con La Arcadia (1598).
El amor introduce un desplazamiento del amor respecto a la novela sentimental: el amor no es presentado en las estructuras sociales sino aislado en plena naturaleza, por lo que el caballero deja paso al pastor como personaje novelesco. Los pastores de estas novelas nada tienen que ver con los pastores reales: son zagales cultos y refinados, y en igual medida se ha refinado también el paisaje al que se retiran. Una naturaleza idílica orientada por el tópico del locus amoenus, el lugar ameno, que con la belleza y sosiego que inspira reproduce la aspiración clásica del menosprecio de corte y alabanza de aldea. Esta preferencia por la vida apacible en el campo frente al ajetreo urbano es uno de los tópicos literarios de la época.